MEMORIAS

Parecía una noche como otra cualquiera, pero era mágica, las cortinas del ventanal danzaban al compás del viento, dejando disfrutar de la hermosa luz de la luna, que no necesitaba esforzarse para deslumbrar, en medio de tanta oscuridad. Desde su domesticado sofá contemplaba el panorama, acompañanda por una copa entre sus dedos, que inclinaba intermitentemente ante los majestuosos labios que deleitaban suavemente el sabor del Verdejo dulz.ze.

Parte de su cuerpo se estremecía con las imágenes, que la traicionera mente le presentaba y mientras que ligeras sonrisas relucían en su rostro, la humedad le iba abarcando toda sus entre piernas, sin poderla controlarla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s